Todas estábamos ese día en aquél lugar cuando entró ella. De repente, todas las cabezas giraron en su dirección. La tuya también. Sonreía distraída mientras andaba resueltamente hacia el fondo

Sigue leyendo…