Desde una casa hasta un pepino, pasando por cualquier tipo de experiencia (viajes, conciertos, tratamientos de belleza, etc.), podemos pagarlo todo a plazos. El crédito existe desde cosas tan básicas como el

Sigue leyendo…