¿Te casas con la persona de tu vida y luego qué? ¿Vives feliz? Ni en las parejas más perfectas las cosas son tan bellas como parecen. El trabajo, los hijos y las responsabilidades del día a día hacen que muchas relaciones se vayan erosionando y se vuelvan monótonas, incluso para aquellos que todavía siguen amando a sus parejas.