Hay periodos de la vida en que no atravesamos por nuestro mejor momento. Una ruptura amorosa que no ha terminado de sanar, el estrés laboral, o la acumulación de diversas situaciones

Sigue leyendo…