Hasta ahora, sin ser muy técnicos, hemos hablado de ansiedad negativa pero no patológica. No todos tenemos que llegar a padecer un trastorno de ansiedad para que nuestra vida quede fuertemente impactada por la ansiedad.