Así como para muchas mujeres tener la piel bronceada es una obsesión que puede desencadenar una adicción conocida como tanorexia, para muchas otras la simple idea de perder la blancura del rostro las aterra. Esto último es particularmente

Sigue leyendo…