No nos referimos a ese que se suele decir se tiene cuando se produce excitación sexual pero no se tienen relaciones. No. Hablamos del «dolor de huevos» pero de verdad.

Sigue leyendo…