Corrían los años 30 del siglo pasado cuando el dibujante Max Fleischer llevó al cine a Popeye, un marino que gracias a las espinacas adquiría gran fuerza física, lo que le

Sigue leyendo…