¿Reconoces esta situación? Estudiando el día antes:  “No me entra, nada”. Llega la noche; “Venga, otro cafecito, que sólo son las cuatro“. Vas camino a la Universidad: “¡Ay , madre, que no

Sigue leyendo…