Está claro que no todos somos top models, ni tenemos una personalidad arrolladora innata, ser del montón se llama así porque ¡somos un montón!. Pero ¿ser corriente te quita de

Sigue leyendo…