No hay nada más duro que perder a un ser querido que decide suicidarse.  Muchos se sienten responsables por no impedirlo, pueden estar años y años siendo corroídos por los hubieras y con un tremendo sentimiento de culpa al creer que podrían haber hecho algo para evitarlo.