Estás tan hambrienta que podrías comer un costillar de brontosaurio como el de Los Picapiedra. No dejas de pensar en el pastel de chocolate del café de la esquina y

Sigue leyendo…