Dicen que nadie es tan feo como en la foto de su pasaporte ni tan guapo como en la de su perfil de Facebook. Lo cierto es que la imagen

Sigue leyendo…