Al ser humano siempre la ha obsesionado su propia inteligencia y no para estudiarla y de aprender sobre ella. Esa capacidad para comprender ideas complejas, resolver problemas, adaptarse al entorno, reflexionar

Sigue leyendo…