Cuando estamos en una relación estable, es normal que con el paso del tiempo vayamos pareciéndonos cada vez más a nuestra pareja. Compartimos metas y muchas veces también aficiones. Adoptamos costumbres de alimentación y hábitos de sueño similares. Pero

Sigue leyendo…