Seguramente conoces alguien que ya dejó de lado los lentes que pasta (que no necesitaba) y la corbata de moño (que había sacado de un baúl de su abuelo) para

Sigue leyendo…