Es probable que alguna vez hayas tenido un profesor o compañero de trabajo del que pudieras decir que literalmente apestaba. Es posible también que un viaje en metro te haya intoxicado

Sigue leyendo…