En un mundo en crisis las malas noticias son cosa de todos los días. Basta con poner un telediario para enterarnos de cualquier cantidad de información poco agradable. Cuando se trata de recibir

Sigue leyendo…