-Oye mi amor, ¿traes condones? -No, pero no importa. -¿Cómo que no importa? Vamos por uno o mejor la próxima vez. -No, tú tranquila, yo controlo. No hay problema.  

Sigue leyendo…