Encontrar gente que le tengan miedo a las alturas, a algún insecto o a los lugares oscuros no es muy difícil. Toparnos con alguien que aborrezca el chocolate, la playa o comprar cosas nuevas es más raro pero aún así es posible. Lo que

Sigue leyendo…