Las investigaciones sobre el tema son contundentes: existe una relación real entre el sueño escaso y/o de mala calidad, y la propensión a ganar peso. Se sabe que esto se debe en parte a que

Sigue leyendo…