A los pocos días de nacidos, se marchita el pedazo de cordón umbilical que quedó pegado al cuerpo y aparece nuestra primera cicatriz: el ombligo. Esa depresión redonda que ocupa

Sigue leyendo…