Enterrar las uñas (en la espalda de alguien más) puede provocar placer, pero que se te entierren (en tu propio dedo) es todo menos placentero. Y seguramente te ha pasado

Sigue leyendo…