Ganar peso o perderlo de forma brusca, el paso del tiempo y la genética, juegan un papel muy importante en el desarrollo de uno de los enemigos estéticos del rostro:

Sigue leyendo…