Desafortunadamente la depresión no solo afecta tu capacidad de saborear la vida, tu energía y motivación, también impacta profundamente en tu manera de pensar y el modo de percibir la realidad.