Las mujeres rusas están dejando atrás las academias de ballet, los centros de yoga y las clases de cocina o macramé para especializarse en otros asuntos. Los talleres de una

Sigue leyendo…