¿No sería mejor que no existieran hombres y mujeres? ¿Que todos fuéramos del mismo sexo? ¡Cuántos corazones rotos nos ahorraríamos!