Lo más probable es que conozcas alguien que se haya desmayado alguna vez. Es factible también que tú hayas vivido la experiencia. Estos episodios breves de pérdida del conocimiento se deben a una disminución

Sigue leyendo…