Estás plácidamente recostado, a punto ya de conciliar el sueño y rendirte ante los brazos de Morfeo cuando, ¡pum! te sorprende una fuerte detonación en la cabeza acompañada por destellos

Sigue leyendo…