Llegó el día del examen. Entras al salón echo un manojo de nervios y después de leer cada una de las preguntas, compruebas que no conoces las respuestas. Esperas a

Sigue leyendo…